lunes, 7 de diciembre de 2009

LA SERRA - LA SARRATELLA (18 KMS)

Dentro de nuestro lenguaje habitual, el de los retos y aventuras, hilos y cadenas, dardos y lloros en la ducha, están otras palabras más comunes como son las "espinitas" y los "asuntos pendientes". La espinita es aquel reto, salida, marcha o aventura que por el motivo que sea quedó incompleta, y que fijo hay que repetir. Y el de los asuntos pendientes son aquellos por descubrir y cumplir... Esta marcha de La Serra a La Sarratella era uno de esos asuntos pendientes en nuestra agenda de fin de semana y aprovechando el puente por fin lo hemos realizado: y vaya si valía la pena.


De una parte hemos enlazado una ruta más de senderos y pistas que jalonan y dibujan las comarcas de interior y que por tener casa en Benlloch tenemos al alcance de nuestras zapatillas y botas de montaña. Se trata de la ruta con mejores vistas de la zona, pues la misma pasa praticamente por la cima del Tossal de Saragossà y da acceso a bastos paisajes de la costa y del interior. También nos sirvió para encontrar una variante que nos lleva desde la salida del Mas de Colomer hasta la pedrera de acceso al Tossal por en medio de una loma a través de una senda.




El trayecto de ida transcurre subiendo al Tossal y continua cresteando hasta La Sarratella sin ningún tipo de dificultad, por una pista amplia; y con un descenso final bastante pronunciado en el que constantemente divisamos la población a la que nos destinamos. Son 9 km de trayecto, que incluyendo el desvío a la cima del Tossal apenas ocupa algo más de una hora. Siempre bien señalizado y sin posibilidad de perderse puesto que está perfectamente marcada e indicada.



El regreso es bastante rápido, porque la salida del pueblo hasta las antenas se hace por asfalto y esto sumado a que se entra en un camino hormigonado, practicamente se recorren unos 4 kilómetros en los que apenas te has dado cuenta. Eso si, lo que asusta es que saliendo el pueblo en torno a los 800 metros, en cuestion de kilómetro y medio de la pista se desciende unos 200 metros de desnivel hasta una zona de barrancos que luego hay que recuperar. Por este lado la vista es menos espectacular, pero el camino es más abrupto y agreste, salvo los últimos 3 kms que vuelven a ser de pista, entres masias y campos cultivados. Total otros 9 kms (bueno 8,9 aunque alguno hubo que lo completó rodando en la esplanada de la báscula!).
Después de esto, y de retomar una todos juntos a la Serra d'Irta (otra espinita para unos cuantos, entre los que me incluyo), lo siguiente será la conquista de la Serra d'Espadà... Pero ese es otro capítulo por escribirse.
P.D. Saludos a Jaime Jesús que nos acompañó en esta aventura doméstica, que respira y exhala montaña en todo lo que habla y "consumidor" habitual de sendas y caminos sea con una escopeta y un perro, con una bici, o con una zapatillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario