Descubriendo

Los peques también abren sus puertecitas, rompen sus pequeñas barreras mentales, consiguen retos a priori imposibles de realizar.
Llegar de Castellón a Borriol en bici, utilizando su carril bici y el esfuerzo de las piernas, supone un logro tan importante para ellos como para nosotros pueda suponer realizar el Caro-Morella sin que se nos haga de noche en el intento.
Descubren, que el mismo objetivo logrado tan fácil y cómodamente dentro de un coche, requiere un poco de esfuerzo conseguirlo de otra manera. Pero que es posible realizarlo.
Descubren caminos, puentes, sonidos, paisajes, fuentes, que el coche ignora.
Descubren que pueden ir todavía un poco más lejos (hasta la Pobla Tornesa quizás... ya veremos).
Descubren que tras la subida viene el premio de volver a casa disfrutando de un placentero descenso, que dentro de un coche sería imposible de disfrutar.
Descubren que la ilusión se multiplica por sí misma y trae consigo mucha más ilusión de la esperada.



Los papis, también descubrimos nuestras cosas, como que para ir de Castellón a Chóvar no voy a volver a coger el coche, ... al menos a la ida.

Peñas Aragonesas.

Eslida desde la pista que sube y baja a Chóvar.




Comentarios

  1. La pereza y la costumbre no son buenas compañeras.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien por la peque....Envidia sana por que pablillo en vez de hematies( glóbulos rojos) tiene pelotas de futbol en la sangre..jejeje.
    ¿ donde está el puente metálico azul?

    ResponderEliminar
  3. Salvatore, la ilusión no tiene forma definida, incluso puede ser esférica y de cuero.
    El puente de hierro azul cruza la CV10 a la altura de Peñarroya.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RUTA CARROS DE FOC EN TRES DIAS

CARROS DE FOC EN 4 DIAS CON NIÑOS

saturación de oxigeno en montaña y altura