lunes, 12 de diciembre de 2011

CONFIESO QUE HE PECADO...


Lo cierto es que me ha costado ponerme a editar esta entrada. Todavía estoy asimilando todo lo experimentado, y a la vez recogiendo información de muchas webs (fotos, vídeos, diplomas, cronometrajes...). Qué puedo contar yo de nuevo que no se haya dicho ya de una maratón. Como decía Isidoro, abrimos el melón y... estaba un poco verde todavia! jajaja. Entrenando 3 días a la semana se puede terminar con mucho sufrimiento una maratón. Entrenando 4, se puede hacer dignamente, pero lo pretencioso es querer hacer marca con eso y más en la primera. He pecado, si, pero no me arrepiento.

Los primeros kilómetros de una maratón son de un correr fácil. Tienes incluso que ir frenándote y aun así nunca tienes la seguridad de si estas dosificando lo suficiente. Pero es inevitable dejarse llevar por las buenas sensaciones. Miras a tu alrededor; algunos compañeros respiran con fuerza y yo acompasadamente. Incluso con vanidad piensas, bueno, con esto aunque sufra un bajón vamos sobrados para conseguir el objetivo. He pecado, si... pero sigo sin arrepentirme.

Llegan los amigos que te asisten y te acompañan y eso hace incluso que te crezcas: media maratón en 1:40! Te da ánimos y confianza para perseverar en ese esfuerzo (Salva iba haciendo las fotos). Dentro de la ciudad los ánimos de la gente empuja. Corriendo en casa son tantas las caras y voces conocidas. Salgo a la primera de las avenidas largas, Casalduch, y de repente noto que me empiezan a pesar las piernas... Normal, que son ya? 25, 26...? Pero no he perdido cadencia, así que comienza la ingesta de geles.

Y de pronto una visita inesperada en el km 28/29... pero si es mi amigo el "flato" (no confundir con el flaco). Juer cuanto tiempo sin verte, y justamente nos encontramos ahora. Lo que decíamos, del melón y las maratones... que en 42 kms pueden pasar tantas cosas... Asi que nada, para, aprieta, flexiona, prueba a correr, y na de na... Que el flato sigue ahi y pincha que te cagas. Venga, otra vez: para, aprieta, flexiona... Sabes que? que te jodan, y así como ignorándolo un poco parece que acabó pasando. Y como le decía a nuestra amiga Paz, en ciclismo tenemos otro amigo que se llama el "hombre del mazo" que te deja con lo que se llama la pájara: pero es que a mí me vino el mismísimo Thor y justamente en la Ronda Sur. Tantas noches entrenando por allí, y parecía que le iban añadiendo kilómetros y no acababa. De esta ya no me levanto... En fin, a partir de ahí bastante chungo... ya sin ritmo y definitivamente agotado. Av. Valencia, km 34... no me van las piernas: el muro no, la muralla china. Pues no me queda na... menos mal que de vuelta a las calles céntricas los ánimos de la gente vuelve a empujar.

Km. 37... he pecado... he dicho NO puedo... y he andado. En el 38 los prácticos de las 3:30 me pasan como una locomotora. En fin, un calvario que no lo alivia, ni geles, ni sales, ni nada. Estoy hay que tragárselo así a palo seco... pero hasta el final. Los cuadriceps reventados y los gemelos quejándose. El final de la Ronda y la Farola es un pasillo de gente: impresionante; y todos saben mi nombre! (osti, si lo llevo en el dorsal). Parezco patapalo corriendo! Pero esto está hecho. Y esos últimos metros, esos últimos minutos es lo que le da sentido a 14? 15? semanas de entrenamiento? Y pienso, mierda! que cerca he estado... sin darme cuenta de que a mi lado venía alguien a compartir mi sufrimiento final y a abrirme los ojos para decirme: venga que ya lo has conseguido.

Si he sido orgulloso, vanidoso, pretencioso, cobarde diciendo no... He pecado, tuve mi penitencia, pero no me arrepiento.



Para ver videos de la carrera, pinchad este enlace: en los minutos 47 (10 kms) y en el 3:37 se ven mis pasos por meta:

http://www.corriendovoy.com/evento.php?id=484&seccion=1

Para el que sienta curiosidad de los promedios y tiempos de paso, aqui está la prueba palpable del bajón:

http://www.carreraspopulares.com/fullscan_2011/V1_FS_detalle_corredor.asp?fr_id_corredor=990

5 comentarios:

  1. Eres un Crraaack, un poco cabezón por no querer como decían los indios la medicina del rostro pálido, que te hubiera evitado o aliviado males, pero somos la mayoría así. Felicidades por soñar con retos, intentarlo y conseguirlo...., ahora resetea y pon el formato montaña 3.0.... hablamos toda esta semana cuando quieras.

    ResponderEliminar
  2. ...y a pesar de todo ese sufrimiento, venciste la tentación de subirte al patinete en los últimos kilómetros.

    Qué grande eres!

    ResponderEliminar
  3. Muy emocionante ver a la llegada a los corredores después de tal esfuerzo.
    De Yoni decir que al final lo consiguió, por supuesto que después de un gran sacrificio.

    ResponderEliminar
  4. David, en la segunda mitad del recorrido iba muy preocupado por mi integridad física subido en la bici, ¡¡¡Muchos la miraban con deseo¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. simplemente felicidades.

    Yo es que no entiendo de retos...soy un turista del deporte...pero me hago una lejana idea

    ResponderEliminar