domingo, 15 de abril de 2012

Acercando la mar a Villanova d'Alcolea.




Recoger un vaso de la mar y llevarlo al interior, sorteando naranjos en flor, depositando su miel en un salino altar, por caminos que ascienden en confusión entre montes que muestran las arrugas del despertar y la aspereza de barrancos tupidos de soledad, desprovistos de bandidos o mulas que arrastren tierras por labrar o sudorosos campesinos, que tarden varias vidas en sembrar.

Ahora, un jinete de carne y aluminio, binomio de ocio y bienestar, con software marcando el destino, pedaleando en respetuosa libertad, sobre piedras esculpidas por la noche de los siglos, con la calma de la luna, la complicidad de los grillos y el mazo silencioso de una antigua verdad.



http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2717257

No hay comentarios:

Publicar un comentario