jueves, 21 de junio de 2012

Una plácida tarde de baño en el río.


  • Un poco creo... que ha sido mi primera experiencia como cicloturista, por una carretera vaciada por el calor del mediodía, con una toalla, un bañador y agua en la mochila, siguiendo el curso de un río que no dejaba de mostrar su alegría, sobre un asfalto como quien pisa la piel escamada de una serpiente de plata, buscando beber más arriba el agua más limpia que saciara mi esfuerzo y me diera en la justa medida, la recompensa por tumbar una quimera en tan solo tres horitas, con el plato del medio y en tercera, se puede subir a escalar a Montanejos, en bicicleta...pero sin cuerdas. ;-).












Terminé sin bañarme, pero aprendí un montón de cosas nuevas, conocí gente interesante y alguna ruta para compartir en el futuro con quien quiera, y como siempre, brindando con cerveza a la salud de las estrellas.




1 comentario: