martes, 25 de septiembre de 2012

V Marxa a peu entre parets Vilafranca 2012

La mañana del domingo en Villafranca nos sorprendió por la espesa niebla que todo lo había empapado, incluso se atrevía a dejar caer algunas finas gotas que nos hacían dudar sobre la ropa a llevar durante la carrera a pesar de que no hacía nada de frío. Con el traje de paisano, nos reunimos todos en la recogida de dorsales.



Ya con las armaduras de guerra puestas, más que calentar, unos pocos estiramientos, que ya habrá tiempo luego de hacer kilómetros. La táctica de grupo... la de siempre, tratar de salir en la foto, la del cartel del año que viene, y que cada cual arree como pueda con su cuerpo.

Tras el cohete de salida, las primeras posiciones ya estaban copadas por los favoritos, Remi y compañía.

El equipo Frutinter-La Cerveza es Alegría, tras los pasos del pelotón de cabeza.


Tras unos primeros kilómetros de cruel y traidora subida, donde el corazón no encuentra la posición adecuada para trabajar a su manera, (tal vez por falta de un buen calentamiento) llegamos a un alto llano, donde parecía que todas las piedras habían sido colocadas en punta a propósito, para hacer la mañana más entretenida y amena. 

Myself mismo.

Enrique nunca pierde el humor, ni entre la niebla.

Juan, con un pensamiento en hacer buena marca y otro puesto en su gemelo.

Vicente... de momento todo de una pieza.

Alberto, una promesa del equipo MIM, que va haciendo sus escarceos con el trigo de botella.

El mar de nubes visto desde aquellas alturas.

Yo mismo entrando en meta, agotando las fuerzas y el vivir de veraniegas rentas.

Enrique feliz pensando ya en su premio, ...que no es la camiseta, el otro, ese mismo, lo habéis adivinado, la cerveza más fresca.

Alberto, entrando sobrado, progresando, sin molestias, mejorando las sensaciones de Vistabella.

Juan, ... que nos cuente él mismo sus pensamientos a la llegada a meta.



... y la fría dorada que no cesa, vestida de quinto helado que no fabrica esperas, recupera la mente, las piernas, las penas y estira la lengua mucho mejor que un trago de fontvella.


:-))

Nos vemos en la próxima carrera... tal vez el Fons de la Tardor, en La Vall d'Uxó, y por empresas?







3 comentarios:

  1. Yo he visto cerveza de barril al final de la etapa, pero quiiiiiiiiinnnntos !
    ésto sí que es nivel !

    ResponderEliminar
  2. Pues no hay mucho que contar: Villafranca es una prueba exigente, con contínuas subidas y bajadas, y un terreno muy irregular en todo el trayecto. En ese sentido diría que de los más duros de la Lliga. Llegué a la última prueba con fatiga y no la suficiente recuperación tras la prueba de Catí... así que las molestias de gemelo izquierdo aparecieron enseguida e intentando protegerlo en toda la ruta acabe contracturando la pierna derecha, hasta tener que caminar en los kilometros finales incluso con terreno a favor. Si en otras pruebas se sufre con gusto, aqui la "sarna" sí que picó... y no disfruté para nada del sufrimiento. Pero bueno... si tengo un rato haré balance de la lliga.

    ResponderEliminar
  3. David. Como bien dices los primeros km fueron "crueles y traidores" y para mi opinión los últimos aun mas despiadados. Especialmente la llegada al pueblo, ese ultimo km de ascenso acentuó los calambres que arrastraba desde el 20 aprox. Que me obligaron a bajar el ritmo en picado. Para mi la mas dura de las 5 que he pasado en esta lliga
    Pero el balance es muy positivo por el magnifico fin de semana que pude compartir con vosotros y en especial con Juan y Enrique con quienes ya viajaría a la mas lejana carrera del planeta.

    Hasta la proxima competición, por que no en la Vall?

    Saludos Vicent Fabregat

    ResponderEliminar