domingo, 25 de noviembre de 2012

De Vistabella a Vilavella.


Me contaba un amigo, que a él precisamente no le gustaban los viajes organizados, porque siempre terminaba recordándole al guía dónde estaba la cervecería más próxima....y es que un exceso de entusiasmo en mostrar monumentos, visitar museos y patear callejuelas, puede suponer un empacho cultural tan sólo digerible con un buen trago de cerveza.




Enlazar Vistabella con Vilavella, en dos días completos, uniendo las pinturas de dos grandes senderos, ha sido como uno de esos sueños en los que la libertad te la encuentras debajo de las piedras, o eclipsando con sus alas el majestuoso cielo, o en el cantar alegre de arroyuelos que anuncian el invierno... y casi sin darte cuenta, te va subiendo por las piernas, camuflada entre el rocío de las flores, bajo mantos de suaves ocres, escondida tras la brisa de los montes se introduce en tus pulmones, mientras maravillado contemplas el entorno que tenemos justo detrás del patio de casa, ... y...de repente... ya es tarde... la tienes dentro, culebreando por tus venas.



















Gracias por el apoyo moral y logístico,.. y a Juan por ayudarnos a completar el círculo.


4 comentarios:

  1. Enhorabuena Enrique & David. Una de las actividades más interesantes que se han hecho por estas tierras en los últimos años ... original, inteligente y valiente.
    Y por cierto .... ojito que habéis abierto la puerta a una nueva dimensión donde la brújula vuelve a ser más importante que el reloj y donde se prescinde de organización, subvenciones y reconocimiento (más que nada porque lo vais a contar y la gente igual no lo entiende... por ahora claro).
    A lo dicho enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades, Una ruta de las bonitas y como dice Carlos con la esencia de la soledad de la montaña

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con haber conocido un gran arco de silencio que desciende desde las alturas hasta nuestras tierras, entre bosques, masías, llanuras, ríos y trincheras, collados, pueblados a punto de ser tragados bajo los restos de castillos con el musgo por bandera, señales, pinturas, helechos, fatiga y esfuerzo y también cómo no,... algunas jarras de cerveza.

    Alguien ya me lo había advertido, esto no lo paga el dinero.

    Ah! de paso recogimos del suelo, un paraguas roto y algún que otro envase de alimento hipercalórico, ...por no manchar si por allí vais a pasar, vuestro recuerdo.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena a los dos. Me alegro de que hayáis disfrutado y culminado lo que teníais planificado.

    ResponderEliminar