domingo, 22 de septiembre de 2013

La Senia-Morella-Vistabella.

Amanecía en La Senia...

...y alcanzábamos el pantano de Ulldecona, lleno a rebosar.

Dejamos La Pobla de Benifassà, territorio Ubrique para subir sin ascensor unos 600 metros en 5 Km  hasta el Boixar.... una alegría inmensa para nuestras piernas.


Llegando al Boixar, nos tocó aporrear la puerta del único bar para poder ayudar a bajar nuestros medios bocatas con unas estrellitas damm.


Continuamos hacia Castell de Cabres, pero antes de subir hasta el pueblo, una pista forestal a la izquierda nos provoca un gran alivio e indica nuestro camino a Morella.

Camino de Morella, pasamos por una masía con terracita y vistas a la inmensidad.

Muy poquitas ofertas "planas" encuentras en la Tinença de Benifassà


Las últimas rampas hormigonadas hasta llegar a la Nacional...

...que nos conduce en picado hasta Morella...

...donde pudimos improvisar una minicata de cervezas.

Abandonando Morella, muy a nuestro pesar.


Camino de Ares, a lo lejos divisamos tres figuras, parecen humanos, vienen trotando, ... pero si son... Enrique y sus amigos que salieron ayer de Vila-real, camino de Morella y nos cruzamos las rutas, abrazos, fotos, es la única presencia humana que vemos en dos días fuera de la ciudad... qué barbaridad!


Como veis, el valor fue uno de los sentimientos recuperados que nos llevó a nuestro destino.

Ares del Maestre a la vista!!!

Bocata rápido en Villafranca y descendemos el Montlleó...

...camino de La Estrella.

Para finalmente llegar a Vistabella, donde nos esparaban nuestras mujeres, nuestras familias, reservándonos el último brillo fresquito de sol en nuestro paladar.


Resumen:
Dos días.
135 Km.
Desnivel acumulado... ni te lo cuento.
Promedio de cervezas/kilómetro... superable.
Densidad humana encontrada en ruta: 0,0222222/Km
Nivel de disfrute... inimaginable.
Consumo de calorías: esta semana las voy a recuperar.
Sentimientos como superación personal, amistad, respeto al entorno, y bla bla bla: Qué te voy a contar.








4 comentarios:

  1. La última fotografía ... brutal!!! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Si no hubierais parado en la terracita de El Boixar, ni hubierais improvisado la minicata de Morella, ni hubierais observado ese brillo fresquito en Vistabella os hubiera dicho que ha sido una ruta genial, pero os tengo que decir (en mi opinión), que ha sido una ruta insuperable.

    ResponderEliminar
  3. Es que sou uns furtapollastres!!!! hi ha que vore el baix nivell de contingut etilic que eu publicat... i l,altra part ... aón está??
    Víctor Guimerá

    ResponderEliminar
  4. Victor, passat qualsevol divendres pel barri i parlarem de nivells etílics reals mentres preparem les eixides de l'endemà. En el meu cas te puc dir, que portava certa extrahidratació de volldamms , de fet fins arribar a Morella no em vaig quedar novament equilibrat. ;-))

    ResponderEliminar