martes, 4 de marzo de 2014

Sonría por favor.




A falta de apretar tres tornillos y un guardabarros trasero, ya tenemos una nueva alegría en el barrio. Y es como la sonrisa de un niño,...necesita pocos motivos para ser feliz.






No hay comentarios:

Publicar un comentario