martes, 20 de mayo de 2014

Another side of the MIM.



Colaborar con la MIM subiendo en coche la noche anterior aprovechando la última luz del día para realizar una ascensión al pico, bajarlo en plena oscuridad, montar a la vez la tienda y una improvisada cata de cervezas, soportar una espectacular lluvia de estrellas, despertar con el primer rayo de sol, acudir a meta para ayudar en los cientos de tareas que hay por hacer, .......supone un placer de tal magnitud, tan solo equiparable a todos aquellos valientes que van llegando de la forma que pueden mostrando un dorsal de sufrimiento y gratitud.



























Realmente, esto de la MIM engancha. Ya estamos pensando en colaborar el año que viene ... subiendo un día antes...buscando algo más de libertad.






2 comentarios:

  1. Gracias David, Enrique........ esto no sería posible sin voluntarios como vosotros. No me cansaba en todos los controles de decirlo a todos los voluntarios. Muchas gracias , por estar ahí, por aguantar horas y horas, por dejar de pasar tiempo con la familia y sacrificaros para que los corredores disfruten. ¡¡Sois grandes ¡¡¡ y de nuevo ¡¡graciaaaaaaaaaaassssssssssssss¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Pues ya andamos planeando, entre los restos de atletas que aún humean, subir otro año a colaborar, buscando la fórmula que nos posibilite hacerlo sin armar mucho ruido, dejando de lado las prisas, como en semilibertad, poder tener cierto cobijo al llegar...y unas birras bien frías.

    A veces no sabría decirte qué me gusta más, si el deporte, colaborar por amistad o tomar cerveza en buena compañía.

    De nada Salvatore!!!, todos disfrutamos a nuestra manera.

    ResponderEliminar