lunes, 12 de octubre de 2015

Una de las mil maneras...

... de regresar a casa tras un largo puente.


Primero, elegir un trayecto largo, bonito y tranquilo,


que suba colinas tomadas por grandes iglesias con campanarios, y casas y patios y niños jugando por las calles.


que te lleve por kilómetros y kilómetros de carreteras olvidadas,


que se asome de vez en cuando a la playa,


que te hable de una historia ya pasada,


y te permita descansar un momento sobre la hierba de una torre salada,


y tomar un baño de brillos de atardecer y mar en calma.

todo ello sin atascos, malos humos, peajes, ni ruidos estridentes.

Te gusta conducir?

Te dejan elegir?

Pues tu decides.


No hay comentarios:

Publicar un comentario