domingo, 18 de septiembre de 2016

Un matí per la Serra d'Espadà.


Iniciar a un compañero de trabajo en el arte de separarlo del asfalto, de ascenderlo a cumbres de belleza y silencio, de despertar sus cinco sentidos mientras trata de mantener intacto aquello que pisa, es uno de los momentos más emocionantes y delicados a la vez, que puedes vivir.


Debes elegir con cuidado las escasas palabras que pronuncies, el tono adecuado y la fragilidad de las oraciones, como si fueran los helechos que acarician sus piernas, pues seguramente las recuerde el resto de sus días.







y finalmente, debes rodearlo de un ambiente agradable que recompense su esfuerzo, entre tonos ambarinos y blancos espumosos que contraresten el salvaje verde espadá que hace unos momentos acaba de saborear.


Jandro, el iniciado, el compañero de trabajo, el que ya desde hoy, es uno más.








No hay comentarios:

Publicar un comentario