sábado, 26 de noviembre de 2016

Hoy era el día.


Tras un año de duro y continuado entrenamiento, con más de 4.000 km yendo a trabajar en bici (20 al día), 3.000 mtrs. de piscina a la semana, más de 6.000 mtr de desnivel acumulado al año subiendo a casa por las escaleras, evitar al máximo coger el coche, dieta sana y variada con sabor a la propia tierra, alguna que otra paella, agua y mucha cerveza... esta mañana al despertarme y ver el día nublado amenazando lluvia, he sabido que era el día señalado en mi personal calendario. Hoy tocaba disfrutar los 42 del Mediterráneo.

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5669031

Mochila, chubasquero, dos mandarinas, botellín de agua y un huesito.









¿Que cómo he terminado?
Cansado.

¿Me preguntas por el tiempo?
Lluvioso.

¿A perdona, te referías a mi marca?
Bueno, si la tienen, suelo pedir Volldamm.

¿Si no he echado de menos la música de las charangas, los aplausos de la gente, la bolsita del corredor, ver los coches parados pitando, toda la policía a tu servicio, el globito del tres treinta, los...? Para nada.

¿Si he disfrutado sin pisar la alfombra roja?
Hasta los huesos. La meta la habían puesto justo subiendo las escaleras de mi casa.
:-).







No hay comentarios:

Publicar un comentario