sábado, 18 de febrero de 2017

CSP...ando y MABe...ando hasta mi destino final.

+


Si dispones de toda una mañana de sábado para subir al pueblo, el mejor transporte público que puedes utilizar es la unión de tus propias piernas con tu férrea voluntad.

No perderás detalle del trayecto y recuperarás el verdadero placer de viajar, aunque solo sean unos kilómetros.

Recuerda meter en la mochila un par de huesitos, unas magdalenas, y suficiente agua.






Incluso de las carreras populares de montaña se puede sacar algo positivo, y es que mientras evites hacerlas el mismo día que dicta la organización, las puedes usar como las órbitas planetarias que te impulsan hacia tu destino final, aprovechando la belleza de los parajes que atraviesan, en cualquier día de invierno, donde el sol del mediodía se agradece y el olor de los almendros en flor te aporta la glucosa suficiente en sangre para poder continuar.






Al final del viaje te encuentrarás cansado pero feliz, y al servirte tras la ducha la primera cerveza, en ella se verán reflejados los tonos densos de tu esfuerzo, los amargos de sendas rotas y arañazos de aliagas, el frescor de tu ilusión por cualquier simple reto que te propones y casi te diría...que la misma luz de tu corazón.



Os recuerdo que este novedoso sistema de transporte público es tan libre y flexible que lo puedes utilizar hasta para ir a trabajar. Solo necesitas una ducha a la llegada y ropa limpia para poderte cambiar. No necesita bono mensual ni esperar a estar jubilado para poderlo disfrutar. 


Please, commute responsibly.




No hay comentarios:

Publicar un comentario